¿Cuáles Son Los Quatro Elementos De Una Acción Legal Civil Para Lesiones Corporales Resultantes De Un Accidente De Auto?

Businessman driving early in the morning.

Le ley civil de Colorado permite que aquellas personas que sufren lesiones como resultado de la negligencia de otros, sometan un reclamo para obtener compensación por sus daños. Los daños por los cuales uno puede obtener compensación en este tipo de casos son: gastos médicos, salario perdido, discapacidad/permanencia, desfiguramiento/cicatrices, y dolor y sufrimiento.
Sin embargo, un caso exitoso requiere que se prueben cuatro (4) elementos.

El Deber de Actuar con Cautela/Diligencia

El primer elemento de un caso por accidente, es la existencia de la responsabilidad que todos tenemos de actuar con cautela y diligencia. En otras palabras, esta responsabilidad se refiere a la obligación moral y legal que le debemos a otros miembros de nuestra sociedad, lo cual involucra actuar de una manera en la que no afectemos la seguridad de los demás. Esta responsabilidad depende del rol que tengamos en la acción que estamos efectuando. Por ejemplo, un conductor de auto tiene le obligación de manejar su vehículo de manera cuidadosa y responsable para reducir el riesgo de accidentes. El dueño de una propiedad, de otra manera, tiene la responsabilidad de mantener tu propiedad en buen estado para así no causar ningún riesgo a quienes legalmente tengan el derecho de entrar a la propiedad.

Incumplimiento al Deber de Actuar con Cautela/Diligenci

El Segundo elemento que un demandante debe probar en un caso de accidente en Colorado es que la responsabilidad (el primer elemento) fue incumplida o violada. Para ello, el demandante debe probar que la persona que ocasiono el accidente, no se comportó de la manera en la que una persona razonable en esas mismas circunstancias, se debió haber comportado. Este elemento también se puede probar si es que la persona violo alguna ley (en sus términos legales negligencia per se).

Causalidad

El tercer elemento es la causalidad. En otras palabras, el demandante debe de probar que las acciones del demandado fueron la causa directa del accidente y de las lesiones. El demandado tiene la responsabilidad de probar este elemento. Muchas veces, las companias de seguro argumentan que las lesiones fueron pre-existentes. Esto quiere decir que las lesiones fueron causadas por accidentes anteriores o condiciones médicas previas y no por el accidente actual. En este caso, un abogado de lesiones es muy recomendable, ya que podemos hacer lo posible por probar este elemento.

Daños

El cuarto elemento son los daños o pérdidas. Estos daños incluyen daños económicos (como gastos médicos) y no económicos (como dolor y sufrimiento). Sin daños, es difícil obtener una compensación. Muchas personas tienen accidentes en los cuales sus vehículos terminan siendo pérdida total o tienen daños extremos, pero tienen la ventaja de no ser lesionados corporalmente o de experimentar dolor y sufrimiento. En este caso, el reclamo por lesiones corporales seria nulo o mínimo. La persona se limitaría a obtener el dinero requerido para reparar el vehículo o el valor del vehículo en casos de pérdida total. No necesariamente por haber habido un accidente, significa que uno tenga un reclamo por lesiones corporales. Los daños físicos/emocionales deben ser probados.

Muchas veces, el probar estos elementos puede ser muy complicado. Llame a nuestros abogados para poder asistirlo en probar cada uno de los elementos necesarios en un caso de accidente automovilístico.

sawaya

Michael established The Sawaya Law Firm in 1977 and built it into one of the largest personal injury law firms in Colorado, with more than 20 lawyers and 80 staff members serving clients from five offices located in Denver, Greeley and Colorado Springs. Throughout its history, the firm has stayed true to its 12 Core Values, which emphasize excellence in advocacy and a commitment to providing outstanding client service. Michael studied sociology and economics as an undergraduate student at The Colorado College, and he earned his law degree from the Texas Tech University School of Law. In addition to being involved in several legal and community organizations, Michael enjoys playing music and cooking, and he has written a book on spiritual matters.